Televisión

Cobra Kai (Reseña)


Han pasado ya más de treinta años desde que Daniel Larusso (Ralph Macchio) venció a su rival, Johnny Lawrence (William Zabka) en el mítico torneo de karate en la también mítica película Karate Kid: el momento de la verdad (The Karate Kid, Dir. John G. Avildsen. 1984), y Johnny es un perdedor en la actualidad (como se espera que terminen todos los “Bullies”), sin trabajo, divorciado con un hijo al que apenas conoce y sin futuro, mientras que Daniel es todo un exitoso hombre de negocios y padre de familia. Tras ayudar a Miguel (Xolo Maridueña), un joven latino, de un grupo de jóvenes abusadores, Johnny encontrará la oportunidad de redimirse y re-fundar su antigua escuela de karate, Cobra Kai, sólo que a Daniel no le parecerá nada esto.

¿Quién lo diría? Cobra Kai es realmente maravillosa, casi podría decir que es sublime, no sólo es el regreso de una franquicia que tras un pésimo remake parecía estar ya olvidada y guardada en el baúl de recuerdos ochenteros.

Ante tantos regresos y puestas al día de otras series tanto en cine como en televisión, Cobra Kai se desarrolla en un nivel serio como secuela, pero también en un nivel de auto parodia con diversos guiños de ojos, y, hay que decirlo, de complacencia ante la neostalgia de quienes fuimos adolescentes en los ochentas, pero vamos, eso pedíamos justamente.

 

 

Es una serie que no sólo respeta la esencia de sus personajes (El homenaje al Señor Miyagi en el capítulo 5 es realmente emotivo), sino que además nos los muestra con una madurez y credibilidad mayor que las películas originales; el despreciable Johnny se ha convertido con los años en un personaje totalmente identificable y que hasta se merece nuestra empatía, sí, sigue siendo un patán a quien le falta crecer en muchos aspectos, pero en el fondo ha entendido precisamente la empatía hacia los más débiles, no de una manera chabacana y complaciente, sino acorde a la filosofía de su dojo: “Golpea primero, Golpea duro, Sin piedad”, vamos, la serie no se llama “Karate Kid: La Serie” o “El Regreso del Karate Kid”, no, se llama “Cobra Kai”. Y aunque Danny sigue siendo un buen tipo, triunfador y ahora es un buen padre de familia, sigue siendo impulsivo, algo prejuicioso y por lo mismo no es la pureza total, también tiene aspectos que nos desagradan.

Abrazo esta neostalgia, llena de referencias a su década original con un estupendo soundtrack, que no es tan complaciente al final, la serie también está diseñada para gustar a las nuevas generaciones con las tramas “secundarias” del pupilo de Johnny y los hijos tanto de éste último como de Daniel; esta serie sencilla (No se ve que sea una gran producción tampoco, pero vemos lo necesario) brinda más emociones y un maravilloso reencuentro con unos personajes muy queridos que aquel forzadísimo regreso a una galaxia que cada vez se siente más lejana…

La serie se transmite en streaming por YouTube, en donde se pueden ver los dos primeros capítulos de manera gratuita, y por YouTube Red los demás capítulos (créanme, vale la pena el servicio). Si no han visto las películas no se preocupen, se entiende bastante bien, aunque es recomendable ver al menos la primera película original para mayor disfrute. Recomendada para todo tipo de público, y obligada para todo fan de las películas originales.