Televisión

Así va la quinta temporada de American Horror Story: Hotel


Solamente respóndanme una pregunta antes de empezar: Si ustedes llegan a un hotel donde no hay más personas que la amable recepcionista, sus pasillos se parecen a aquel de la película “El resplandor”, incluido su niño fantasmagórico al final del pasillo, la habitación huele a muerto (bueno, a medio muerto) y además sienten detrás de ustedes una presencia que da escalofríos, ¿en serio se quedarían? Pues por todos aquellos y aquellas que contestaron que sí, es que hay series de este tipo y eme aquí escribiéndoles la reseña. Trataré lo más posible de no contar de más pero por si las moscas ya están avisados con la alerta de spoiler. Y con 10 capítulos ya transmitidos tal vez muchos y muchas de ustedes ya la vieron, y sino tal vez con esto se animen a verla o se desanimen por completo. Aquí van algunas de las cosas que han sucedido en esta quinta temporada que en lo personal me ha gustado bastante. Todo sucede en los Ángeles, California en la época actual.

Resulta ser que el Detective John Lowe (Wes Bentley), está investigando una serie de asesinatos muy sádicos por cierto, donde al parecer el autor o autora intenta enviar algún tipo de mensaje moral a las infortunadas víctimas, uno de esos casos lo lleva a investigar nada más y nada menos que ¿Dónde creen?. Adivinaron. En el Hotel Cortez. Lo que Lowe no sabe ni sabrá hasta dentro de algunos capítulos más, es que ese hotelito es la guarida de unas criaturas no humanas que andan raptando personitas (en otros casos llegan solitas las pobres) para satisfacer unos gustos bastante, digamos, raritos. Y con ver el primer capítulo ya sabemos por dónde va la cosa.

 

AHS_Hotel_res_img1

 

Un personaje muy polémico en esta quinta temporada es el interpretado por Lady Gaga (odiada por muchos y amada por otras… o al revés), donde interpreta a una habitante permanente del Hotel Cortez y quien al parecer es algo así como la anfitriona del lugar y le llaman La Condesa. Esta mujer se pasea por el Hotel con toda la libertad y no tiene mucha comunicación con los empleados y otros habitantes del lugar, a excepción de Donovan (Matt Bomer), su guapo compañero de parrandas y pareja “sentimental”. La Condesa es excéntrica algunas veces, elegante otras, recatada y sedienta de algunos no muy comunes placeres.

Quienes ya la vieron ya saben por dónde va la onda, quienes no, pues aquí se van a enterar, el misterio del Hotel es que sus habitantes tienen ese peculiar gusto por la sangre humana. No se nombran a sí mismos vampiros en ningún momento, solo hablar del “virus de la inmortalidad”. La Condesa lo tiene, Donovan lo tiene. A la Condesa la alimentan con sangre fresca, muuuy fresca y de pocos años de añejamiento: niños y niñas, a quienes tienen recluidos en el Hotel (con el virus también), pero con bastante frecuencia gusta de salir a buscar su fuente de alimento en presentaciones diferentes, con quienes además pueda tener una buena dosis de sexo, y si es en grupo mejor.

Regresemos a John, quien está muy entretenido con su asesino serial pero hay algo que lo perturba desde hace bastante tiempo. Cinco años para ser exactos, en un viaje a la playa con su familia, su esposa Alex, su hija Scarlett y su hijo menor Holden, vive la peor pesadilla de toda su vida (hasta el momento): Holden desaparece de un caballito de carrusel y no vuelven a saber de él. Su matrimonio se tambalea y llega el momento en que Alex le pide el divorcio. Alex por su parte, se refugia en su trabajo, es médica especialista en niños y niñas, hace lo posible por salvar sus vidas, pero ni un momento deja de pensar en Holden, quien es el amor de su vida según ella misma confiesa, tiene una conexión tan especial con él, que no siente ni por John ni por su hija Scarlett.

Un buen día, con John en el Hotel haciendo sus investigaciones, Scarlett decide hacer un recorrido por esos largos pasillos y numerosas habitaciones, cuando de pronto se encuentra con quien parece ser su hermano (hasta yo me tallé los ojos). Ella se acerca y Holden la reconoce y la lleva a un lugar donde hay más niños y niñas, hay máquinas con dulces, televisores para jugar videojuegos y los sueros por donde les extraen la sangre. La misma con la que alimentan a la Condesa… ahora ya saben quién se robó a Holden de aquel carrusel. Scarlett le cuenta esto a John y Alex y obviamente no le creen, ella les muestra una fotografía pero Holden se ve muy borroso (se movió porque le quiso morder el cuellos a su hermana). La cosa es que John está muy nervioso con eso de los asesinatos, el divorcio, la extraña visión de Holden y él mismo empieza a ver cosas extrañas en ese lugar, pero tal vez solo se esté sugestionando.

 

AHS_Hotel_res_img4

 

Les voy a contar un poquito sobre el Hotel Cortez: inició su construcción en el año 1924, el responsable del diseño del lugar se llama James Patrick March, quien así como lo ven es una pequeña bestia, sanguinario y despiadado. Mucho. Pero al mismo tiempo es muy divertida su personalidad que tanto me recuerda a los videos graciosos de Hitler que suben en youtube. Creo que les gustará. Entonces el hotel lo diseña con largos pasillos y muchas habitaciones, algunos sin salida, donde podrá torturar y matar gustosamente sin ser molestado.

Y regresamos a La Condesa. Antes de serlo, era una actriz en los años 20, joven y entusiasta, que se enamora del galán del momento: Rudolph Valentino (Finn Wittrock, otro galanazo). Sorpresivamente, un buen día recibe una invitación suya para cenar en su casa. Y lo que parecía una romántica velada para dos, se vio interrumpida por la presencia de la esposa de Valentino, Natasha (Alexandra Daddario, también muy guapa). Pero ante la sorpresa de la joven, le proponen tener una interesante relación los tres y ella acepta. Hasta yo lo hubiera hecho.

Pero no todo es miel sobre hojuelas, un día llega la noticia de que Valentino ha muerto. Y esta noticia desestabiliza a la joven Condesa quien quiere unirse con su amado pero alguien la detiene: March, ese loquito desquiciado que construyó el Hotel, ¿y qué creen? Se casa con él. Eran una pareja bien extraña porque él sigue con sus gustos excéntricos de carne y sangre, y ella no parece inmutarse, incluso en algunas ocasiones le pide que la deje observar. Aún con esto, la Condesa no se olvida de Valentino, y cada día, vestida de negro le lleva una rosa roja a donde descansan sus restos. Y un día es sorprendida por una mujer que le dice que Valentino no está muerto, esa mujer es Natasha. No da crédito a lo que escucha hasta que el mismo Valentino se presenta y se lo dice: fungió su muerte para poder llevar una vida más tranquila con sus amores y le confiesan que han adquirido un virus que los hizo inmortales y le quieren compartir con ella. También acepta. Pero lo que no sabe es que March, escondido ha escuchado la conversación y sus planes de fugarse juntos. La Condesa acude a la cita pero Valentino y Natasha nunca se presentan.

 

AHS_Hotel_res_img2

 

Para no hacerles el cuento muy largo, March vende el Hotel a un famoso diseñador de modas, quien para instalarse como es debido organiza un desfile de modas en el lugar, y algunos habitantes del Hotel están invitados: John, la Condesa y su inseparable Donovan. Pero hasta a mí se me voltearon los ojos cuando aparece uno de los modelos estelares: Tristán Duffy (interpretado también por Finn Wittrock), quien inmediatamente capta la atención de la Condesa poniendo muy incómodo a Donovan (en esta escena y muchas otras de esta pareja, me recuerdan mucho a Regine Dandridge y a su también inseparable Belle en aquella película memorable Fright Night II, ese porte no se lo sacaron de la manga). Pa´pronto, la Condesa no duda en prescindir de Donovan para dar rienda suelta con Tristán.

Hasta aquí ya tenemos al detective, a un asesino serial, muchos muertos, muchos desquiciados y otros tantos contagiados con el virus de la inmortalidad, pero se nos anda escapando algo: el asesino serial, ¿Quién demonios es? En el Hotel pasan cosas bien extrañas, eso ya está claro, y John cada vez se desgasta más con esa investigación.

Entonces un día, Liz Taylor (Denis O´Hare, hermoso personaje que es de mis favoritos), le dice a John que el Hotel habrá una cena muy especial y que hay una invitación para él, el evento se llama “La noche del Diablo”. Acepta ir porque piensa que le dará más pistas sobre su asesino. Cuando llega el lugar, John se da cuenta de que los demás invitados son personas que murieron y que él conoce porque llevó la investigación de sus casos, y todo lo que ellos le revelan sobre sus identidades lo envuelve en una especie de sopor y de pronto despierta de esa pesadilla con Sally frente a él tratando de calmarlo, él le cuenta pero ella le dice que tal vez es por lo que bebió y lo está alucinando, ¿Será verdad?

Hay muchos secretos en el Hotel Cortez, la Condesa guarda uno celosamente en una de las habitaciones, pero una vieja amiga y ahora enemiga regresa con intenciones de arruinarle la vida y usará ese secreto en su contra, se hace aliada de Donovan y de Iris para encontrar sus puntos débiles y acabar con ella, nomás porque la Condesa le mató un galán a la amiga, Ramona… la verdad es que eran amantes y fue una cuestión de egos y celos.

Luego Liz se enamora de Tristán, ¿qué tal, eh? Y Tristán no dudó en cambiar a la Condesa por el noble corazón de Liz, pero la Condesa, les digo muy ególatra y celosa, no pudo con la competencia y tuvo que deshacerse de uno de los dos. Pero la muy desgraciada, tiene corazón (o lo que queda de él) de condominio, y además quiere ser dueña y señora adinerada del Hotel Cortez y solo hay una forma de conseguirlo: Will Drake.

 

AHS_Hotel_res_img3

 

Demasiada información y la que falta en estos 10 capítulos. Voy a terminar contándoles dos cosas cruciales que me dejan esperando muy impaciente la recta final de la temporada: Una es que ya se sabe quién es el asesino de los diez mandamientos, no se los diré por amabilidad pero la verdad no me lo esperaba, mi gallo (gallina más bien) era otra, pero creo que le di demasiados créditos y me distraje mucho con Donovan, Tristán y Natasha. La segunda es que Liz, despechada con la Condesa porque la dejó su sin Tristán, e Isis porque le rompió el corazón a su hijo Donovan, deciden que es momento de ponerla en su lugar y tomar las riendas del hotel. Se lo merecen por tantos años de servicio y lealtad. Y cual película de Quentin Tarantino, Liz e Isis enfundadas en su coraje y armadas hasta los dientes, irrumpen en la habitación de la Condesa y a vaciar cartuchos se ha dicho.

Así que en la recta final solo queda confirmar que el asesino es quien dicen que es y no me lo cambien a la mera hora y muero por ver a Liz y a Isis regodearse con la muerte (espero) de la Condesa.

En corto: En general los personajes me gustan. Mis favoritos son Liz, Isis y March. Los demás son tacos de ojo aunque no cantan mal las rancheras. La actuación de Lady Gaga causa mucha polémica y no es del agrado de muchos y muchas, pero creo que hace su mejor esfuerzo aunque a veces si desatina en sus atuendos muy “Gaga”, incluso parte del vestuario que utiliza es suyo y hay cosas muy características de ella en La Condesa, pero a medida que avanza la seria ella va teniendo menos peso y van cobrando vida otros personajes que vale mucho la pena ver, como Sally, Alex y John. Casi ni extraño a Jessica Lange pero habría sido una belleza por aquellos pasillos.

Otro punto a su favor es que el soundtrack es encantador. Clásicos ochenteros del tipo de Siouxsie and the Banshees, Nick Cave, Depeche Mode, Joe Division, Bauhaus, Sisters of Mercy, The Eagles, entre otros que le dan ese toque sensual a las más los gritos desgarradores de las pobres víctimas del Hotel Cortez.

 

AHS_Hotel_res_poster