Stuff

Top 10: Los mejores (y quizás más absurdos) momentos de la saga Duro de Matar


4. “Yipee-ki-yay, motherfucker!”

 

 

 

Estamos en la escena climax de Duro de Matar 2. Cuando los villanos, quienes tienen apagadas las luces de todas las pistas de aterrizaje del aeropuerto Dulles de Washington, están escapando en un avión 747, John McClane es ayudado por el helicóptero de un canal de televisión para caer sobre el ala del avión antes de despegar y logra trabar su mecanismo para que no levante el vuelo. Sobre el ala enfrentará a golpes al Mayor Grant y al Coronel Stuart, siendo expulsado por este último, llevándose consigo la tapa del combustible. En tierra y al borde del desmayo, la última acción de McClane es prender su encendedor Zippo y arrojarlo hacia el rastro de combustible que va dejando el avión mientras recita su línea más famosa. Los villanos estallan y los restos del avión y el fuego sirven como señal para que los aviones que se encontraban en el aire puedan aterrizar a salvo.

 

Anterior  Siguiente