Comics

Reseña: Star Wars #1


El sábado 17 de enero de este año tuvo lugar en varias tiendas de cómics alrededor del mundo la fiesta de lanzamiento del primer número del Star Wars Marvel. Un evento celebrado por cientos de miembros de la legión 501, cosplayers y desde luego fanáticos de la saga.

La última ocasión que tuvimos un cómic de Star Wars elaborado por La Casa de las Ideas fue hace más de 30 años. De hecho, la primera adaptación de A New Hope en formato ilustrado la hizo Marvel, con ilustraciones de Howard Chaykin y Tom Palmer. Luego, a partir de 1991, quien tuvo a su cargo la licencia para crear nuevas historias en el universo SW fue Dark Horse Cómics, quien el año pasado ya no tuvo la oportunidad de renovar la licencia: Disney, dueña de Marvel, compró todos los derechos de este universo fílmico por una muy buena cantidad de pasta.

 

sw1_res_img1

 

La gente de Dark Horse se dedicó durante más de 20 años a crear un universo expandido sólido, cuidando siempre que ninguna nueva historia se interpusiera o contradijera lo dicho en cualquier otra. Poco a poco fuimos conociendo nuevos personajes, comprendiendo mejor a los que ya conocíamos y develando los misterios de esa galaxia muy, muy lejana. Durante esos más de 20 años ( de 1991 a 2014) muchos anduvimos entre esos planetas, naves y personajes de Dark Horse. Pero ahora todo eso terminó.

Marvel, poseedora hoy de los derechos, dijo que nada de lo anterior tiene validez en esta nueva etapa: que comenzarían el universo expandido desde cero, empezando con el Star Wars Marvel # 1 (incluso las ideas del mismo George Lucas para el episodio 7 fueron desechadas por Disney). Y por eso la importancia de este número —del cual se imprimieron alrededor de un millón de copias—, por eso el festejo en tiendas de cómics alrededor del mundo. Una nueva etapa comienza, recalco. Ya no hay pretexto para que los que apenas quieren acercarse al universo expandido lo hagan. Lo anterior, lo que sucedió con Random House Publishing Group y Dark Horse, es sólo un recuerdo. Y para los viejos lobos galácticos… para nosotros sólo queda sentir nostalgia por el pasado y abrazar con esperanza lo que ahora se nos presenta.

 

Sw1_res_img3

 

Escrito por Jason Aaron e ilustrado por John Cassaday, la historia de este primer número de SW Marvel está ubicada en el tiempo justo después del final del episodio IV. “Con las fuerzas imperiales en desorden, los rebeldes quieren aprovechar esa ventaja dando rienda suelta a una arriesgada ofensiva más allá de los bordes exteriores del espacio, con la esperanza de vencer al Imperio de una vez por todas y con eso lograr, por fin, restaurar la libertad en la galaxia”.

Comenzamos, una vez más, mirando las estrellas sobre Tatooine. Una barcaza propiedad de Jabba, el Hutt, desciende en Cymoon 1, un conjunto industrial Coreliano bajo el control del imperio. La gente de Jabba viene a negociar con el Imperio pero a quien vemos descender de la nave del gánster es nada más ni nada menos que nuestro contrabandista favorito: Han Solo. Con esta imagen inicia la nueva etapa de las aventuras rebeldes. Así se nos presenta una vez más a Luke, Leia, Chewbacca, C-3po, R2-D2 y el Halcón Milenario. De nuevo vemos a Darth Vader y su ejército de Storm Troopers enfrentándose en una batalla que promete mucho para los fanáticos de la acción.

 

sw1_res_img2

 

La historia es emocionante. Presenta varios giros en la trama que aumentan la tensión (tienen que ver la última página de este número). Visitamos lugares familiares y lugares nuevos. Es una historia aderezada, también, con pinceladas de humor, lo cual se agradece (en especial el chiste de Luke intentando utilizar el truco mental que aplica Obi Wan a los stormtrooper, mi favorito).

El arte de Cassaday es el apropiado para contar esta nueva aventura. Dentro de todo no pude evitar pensar en los artistas que trabajaron en Dark Horse —un punto agradable para los viejos fans—.

Es un comic con apenas 30 páginas de historia que una vez terminada nos presenta un avance de los siguientes dos títulos que saldrán en meses próximos, comenzando por Darth Vader en febrero y Princess Leia en marzo. A pesar de las pocas páginas de avance, se nota que son títulos prometedores. De entrada, mirar a Vader de pie frente a la corte de Jabba me puso a babear de felicidad. Sé que a más de uno le sucederá lo mismo.

 

sw1_res_img4

 

Mi sentimiento al leer este primer número fue agridulce. Por un lado es por todos conocido el talento que se encuentra entre las filas de Marvel; desde escritores y artistas hasta editores—imaginen en un futuro no muy lejano alguna historia escrita por Dan Slott o alguna aventura dibujada por Alex Ross ¡Imaginen las posibilidades!—. Marvel sabe lo que tiene entre las manos y de la misma forma sabe cómo sacar provecho de esto (sólo hay que mirar lo que ha hecho con su universo cinematográfico para darles la razón). Pero por otro lado me siento triste de saber que toda la colección que formé durante tantos años ahora ya no es más que una parte de algo que ahora se le ha dado por llamar “Leyendas”. Ya no son canon, sólo historias que alguna vez alguien contó y que no tienen mayor peso dentro de lo que veremos en el futuro. Hay muchos personajes que voy a extrañar: Kir Kanos, Mara Jade, Jacen y Jaina Solo… muchos. Porque jamás pensé revivir esta sensación que alguna vez todos tuvimos con DC (cuando se lee algo de lo viejo y algo de lo nuevo, ustedes saben). Pero el futuro se ve brillante. Sólo estamos comenzando otra vez. La fuerza nos acompaña, siempre.

El Star Wars Marvel #1 salió a la venta con una variedad de 95 portadas distintas, algunas exclusivas de ciertas tiendas de cómics. ¿Vale la pena comprarlo? Claro que sí. Pero no sólo recomiendo comprarlo por su valor de colección sino también darle seguimiento, leer los próximos números, porque como ya dije en Marvel hay talento. Este es el año de Star Wars —con el episodio 7 programado para diciembre y con la serie televisiva de Rebels, la cual no deben perderse—, y por toda la euforia que está causando. Sé que seguramente, muy pronto, tendremos este título en español en cualquier puesto de periódicos.

Star Wars ha muerto. Larga vida a Star Wars.

 

sw1_res_img6