Comics

Doctor Strange #1 (Reseña)


Esta semana también salió a la venta el primer número de Doctor Strange, relanzado en el “nuevo y diferente” Universo Marvel, un cómic que he disfrutado mucho por el humor y el arte, además que es el acompañamiento perfecto para prepararse para la película que veremos el próximo año.

 

 

NM_doctor_strange_1_res_cover

Doctor Strange #1
Marvel Comics

Historia:
Jason Aaron

Dibujo:
Chris Bachalo

Tintas:
Tim Townsend, Al Vey & Mark Irwin

Color:
Chris Bachalo

Portada:
Chris Bachalo & Tim Townsend

No había duda de que Marvel relanzaría títulos de los personajes que van a tener película próximamente en este “nuevo” universo que se ha formado después de Secret Wars y el Hechicero Supremo hace su aparición con su propio cómic, aunque no se nos explique como es que sigue vivo luego que vimos como fue eliminado por el dios Doom en el #4 de Secret Wars.

Con una nueva actitud (menos solemne),  un estilo de dibujo muy juvenil y una enorme hacha en sus manos adornando la portada, Doctor Strange #1 es una agradable sorpresa para los viejos lectores del personaje como para los no iniciados. En la primeras líneas de texto, el propio Stephen Vincent Strange nos cuenta su origen para dar paso a la acción de lleno, mientra combate algunas entidad comedoras de almas en el plano ectoplásmico, para liberar a un niño de su presencia.

 

NM_doctor_strange_1_res_img2

 

El escritor Jason Aaron logra captar nuestra atención desde ese prólogo, para seguir presentándonos más detalles del trabajo del Doctor Strange como protector de la raza humana ante las fuerzas de la oscuridad, como se mueve entre dimensiones, quienes son sus aliados en las artes místicas, su Sanctum Sanctorum y pone las bases de su primer arco narrativo, donde una regular consulta por parte de una chica soltará el caos del Inframundo en la Tierra. Todo ello aderezado con mucho humor, con diálogos como “Estas manos son la razón de que no te estés disolviendo en la panza de Shuma-Gorath o arrastrándote a los  pies de Dormammu. Estas manos son la razón por la que todavía tienes alma. De nada, por cierto”.  Y que este cómic tuviera un toque de comedia era algo que no me esperaba.

Por otro lado, el arte corre a cargo de Chris Bachalo, un dibujante con un estilo fácil de reconocer, caricaturesco, barroco y cinético, donde las plastas de color abundan por doquier. Bachalo se ha mantenido fiel a su estilo, el cual poco ha cambiado desde sus días como artista en  Generation X. Si acaso, hoy en día se dedica a saturar sus fondos con más elementos y detalles, además de que es notorio su dominio del espacio negativo.

 

NM_doctor_strange_1_res_img1

 

El Doctor Strange de Bachalo parece rejuvenecido, haciéndolo lucir por momentos como un hipster. Pero esto se debe más al estilo del artista que un cambio deliberado en la edad del buen Stephen Strange. Donde se luce su trazo es en las criaturas sobrenaturales y el diseño de planos astrales, realmente echa a volar la imaginación.  Aunque desconcertado al principio por su elección como artista de este título, después de leerlo y ver sus viñetas, queda claro que era el ideal para dotar de humor gráfico a lo que escribió Jason Aaron.

Como un plus, al final podemos leer una mini-historia de Aaron e ilustrada por Kevin Nowlan, sobre una amenaza que acecha a todos los Hechiceros Supremos a través de las dimensiones (¿Alguien pensó en Spider-Verse?) y que sin duda tendrá consecuencias para el Doctor Strange. En verdad ha sido una grata sorpresa (al menos para mí) este cómic, el cual seguiré leyendo. Como ya dije, es recomendable para aquellos que no conocen mucho del personaje y que quieran comenzar a adentrarse a su mundo antes de que llegue la película protagonizada por Benedict Cumberbatch.

Geekometro

Final Thoughts

Overall Score 4