Cine

X-Men: Días del Futuro Pasado (Reseña)


Bryan Singer regresa a la silla del director en una de las películas más esperadas del año, precisamente en la nueva aventura de una de las franquicias más importantes que existen basadas en cómics y que él ayudó a crear hace casi 15 años. ¿Podrá entregar un producto a la altura entre tanta competencia que hay en este verano cinematográfico?

 

poster_xmendof

X-Men: Days of Future Past
20th Century Fox México

Dirige:
Bryan Singer (X-Men 2)

Escribe:
Simon Kinberg (Sherlock Holmes)

Actúan:

  • Hugh Jackman (Gigantes de Acero)
  • James McAvoy (En Trance)
  • Michael Fassbender (Prometeo)
  • Patrick Stewart (X-Men)
  • Ian McKellen (El Hobbit)
  • Jennifer Lawrence (Los Juegos del Hambre)

¿De qué trata?

En el oscuro y no tan lejano futuro, los Hombres X se encuentran luchando por su supervivencia contra una amenaza que está por extinguir a la raza mutante: Los mortíferos Centinelas, robots inteligentes que pueden imitar los poderes de los mutantes que han caído y usarlos para eliminar al resto. En una acción desesperada, los pocos Hombres X sobrevivientes liderados por Charles Xavier (Stewart) y Magneto (McKellen), deciden enviar a Wolverine (Jackman) en un viaje a través del tiempo hacia 1972, antes de que suceda el evento devastador que marcará el destino de los mutantes. Para evitar que esto ocurra, la mente del viejo Wolverine ocupará su propio cuerpo joven en aquel año y deberá contactar a un abatido Xavier (McAvoy) del pasado para ayudarlo en su cruzada, cuyo primer paso será liberar al joven Magneto (Fassbender) de su prisión y localizar a Mystique (Lawrence), pieza clave de este rompecabezas.

Es un hecho que X-Men: Días del Futuro Pasado es hasta la fecha la película más ambiciosa e importante de los Hombres X. Y no sólo en cuestión monetaria (después de Avatar, es la segunda película más cara que ha producido Fox) o porque intente reparar algunos errores y contradicciones que ha tenido esta franquicia desde su inicio hace 14 años y a lo largo de 7 películas (mismos que enlisté en un artículo que pueden leer aquí), donde hemos visto desfilar una cantidad impresionante de personajes y actores. Y ahí es donde radica su ambición: Reúne de forma impresionante un elenco compuesto por los mutantes de la primera trilogía y sus versiones jóvenes que conocimos en X-Men: Primera Generación, además de agregar nuevos héroes como Blink, Bishop y Quicksilver. Imaginen el reto de logística que implicó coordinar a este reparto y hacer que sus ocupadas agendas de trabajo coincidieran en el momento justo.

Bryan Singer regresa triunfal a la saga que creó en el 2000, después de abandonarla en el 2006, cuando cambio X-Men: La batalla final por ese accidentado capricho que fue Superman Regresa. Y de cierta forma, la famosa maldición de Superman lo tocó, ya que desde entonces no había realizado nada exitoso y en donde se notaban muchas fallas en la dirección. Basta con darle una revisada a Jack el Cazagigantes para saber de qué hablo. Y también, esa maldición recayó en los Hombres X, pues Brett Ranner ocupó su lugar y ya todos sabemos lo desastroso que resultó aquello. Y de cierta forma, esta nueva película de los mutantes es también para Singer un viaje en el tiempo para hacer que las cosas cambien y todo sea como debió ser. Cuando vean la película lo comprenderán. Su cómplice es Simon Kinberg, guionista a quien se le ocurrió adaptar la venerada historia homónima de los cómics, creada por Chris Claremont (quien tiene un cameo en la película) y John Byrne (quien se negó a hacer un cameo en la película porque odia lo que han hecho con los Hombres X en el cine). Además, dicen que tuvieron como inspiración a Volver al Futuro y las dos primeras películas de Terminator, las dirigidas por James Cameron, para abordar el viaje temporal. De hecho, se acercaron a Cameron para consultarle sobre este tema en cine y las teorías reales que existen sobre la posibilidad de regresar en el tiempo.

 

xmendofp_img1

 

¿Y valió la pena todo esto? Claro que sí. La historia equilibra a la perfección a las dos generaciones de Hombres X cinematográficas. Mientras que por un lado todo es acción desmedida (el futuro), por otro tenemos mucho drama y suspenso (el pasado). Los Hombres X de antaño (cinematográficamente hablando, no en la cronología de la trama) lucen espectaculares en un par de batallas que dejan a más de uno con la boca abierta. Mientras que las versiones de Fassbender, Lawrence y McAvoy deben luchar contra los demonios de su fragmentada relación para poder darle una segunda oportunidad a su raza, sumándose en esta aventura Nicholas Hult como Bestia (quien por cierto, no me gustó que pudiera cambiar a voluntad su apariencia, ni el maquillaje que le hicieron). Logan es el nexo entre ellos, entre estos dos equipos, y afortunadamente el peso de la historia no recae en él como lo pensamos cuando se anunció que sería Wolverine y no Kitty Pryde (Ellen Page) quien viajaría en el tiempo. Y claro que se justifican muy bien los cambios realizados libremente para adaptar la historia del cómic.

Esta adaptación transcurre 10 años después de esa belleza de película que nos regaló Matthew Vaughn y que se llama X-Men: Primera Generación. En pleno inicio de los 70s, Bolivar Trask, un genio que ve a los mutantes como una amenaza para toda la humanidad, crea a los primeros robots Centinelas para detectarlos y neutralizarlos. Esas primeras versiones de los Centinelas tienen unas cuantas pinceladas que les recordaran a aquellos armatostes clásicos de los cómics, muy diferentes de sus versiones del futuro que lucen como el Destructor que vimos en Thor. Y hablando de Trask, ¿Sabían ustedes que Bryan Singer es mega fan de Game of Thrones y que su personaje favorito es Tyrion Lannister? Es por eso que le ofreció directamente este personaje, el azote de los mutantes, a Peter Dinklage. Quien para ser sinceros, se queda corto como el villano de la historia.

Hablar de lo buenas que son el resto de las actuaciones que tiene esta película sería innecesario. Todos saben el nivel que hay aquí con gente que se apellida Fassbender, McKellen, Lawrence, Stewart y McAvoy. Solo les diré que disfrute mucho esa escena en la que hay un mano a mano de actuación entre los dos Profesores X. Y como todo buen blockbuster, también el peso de los efectos visuales y las escenas apantallantes son de gran nivel. Supieron resolver muy bien como presentar a un mutante que se mueve a gran velocidad y hacerlo emocionante. Sin duda queremos ver más a Evan Peters y su Quicksilver en la próxima película. Van a amar a este súper velocista y su gran escena en la película fácilmente será recordada como el mejor momento friki del año.

A pesar de ser una historia sombría, hay mucho humor en ella y nunca pierde nuestra atención. Realmente es una película muy bien hecha y disfrutable, que vale la pena pagar el boleto para verla en 3D. La recreación que hicieron de los 70s es maravillosa en cada detalle, realmente el diseño de producción se esmeró al igual que lo hicieron al imaginar ese futuro desolador. Y la música compuesta por John Ottman, quien además es el editor de la película, les va a gustar mucho. En general se puede decir que es un entretenimiento digno para decirle adiós al viejo elenco de mutantes, quienes cierran su ciclo aquí. La próxima aventura a estrenarse en el 2016 será protagonizada por James McAvoy, Michael Fassbender y los mutantes que logren agrupar en la década de los 80s para hacer frente a Apocalipsis. Ya quisiera viajar en el tiempo para estar ahí.

 

xmendofp_img2

Historia
Dirección
Actuaciones
Efectos Visuales
Diseño/Ambientación
Final Thoughts

Overall Score 4.6