Cine

Tomb Raider: Las Aventuras de Lara Croft (Reseña)


En plena época de reboots, ahora le toca el turno a Tomb Raider, unos de los videojuegos más vendidos en la historia y que ha llegado al cine en un par de ocasiones, ambas protagonizadas por la sensualidad de Angelina Jolie y que está ocasión se aleja por completo de esa imagen para ser fiel al reinicio que tuvo la franquicia hace cinco años en las consolas.

 

Tomb Raider
Warner Bros Pictures México

Dirige:
Roar Uthaug (La Ola)

Escriben:
Geneva Robertson-Dworet & Alastair Siddons

Actúan:

  • Alicia Vikander (Ex Machina)
  • Dominic West (300)
  • Walton Goggins (Predators)
  • Daniel Wu (Warcraft)
  • Kristin Scott Thomas (La Brújula Dorada)

¿De qué trata?

Lara Croft es la hija independiente de un excéntrico aventurero que desapareció cuando ella era apenas una adolescente. Lara, ahora una joven de 21 años sin propósito o rumbo alguno, se hace camino por las caóticas calles del elegante East End londinense como mensajera de correspondencia, llegando apenas a fin de mes; además de anotarse en cursos de la universidad a los que rara vez asiste. Decidida a forjar su propio camino, se rehúsa, tanto a tomar las riendas del imperio mundial de su padre, como a rechazar la idea de que su padre se ha ido para siempre. Lara, aconsejada a enfrentar los hechos y a avanzar con su vida luego de siete años sin él, aún no puede entender qué la lleva a resolver el enigma de la misteriosa muerte de su padre. Yendo explícitamente contra sus propios deseos, Lara deja todo lo conocido atrás en busca del último destino que se conoce de su papá: una tumba imaginaria en una isla mítica que podría estar ubicada en algún remoto lugar de la costa de Japón. Pero su misión no será sencilla, solo llegar a la isla será extremadamente peligroso. De repente, lo que está en juego es mucho para Lara, quien—contra viento y marea y armada solo con su ingeniosa mente, una fé ciega y un espíritu tenaz por herencia – tendrá que aprender a ir más allá de sus límites, a medida que se adentra en lo desconocido.

Quince años después de la última película donde vimos a Angelina Jolie como la ruda saqueadora de tumbas nos llega una nueva versión, un reinició de la franquicia que a su vez adapta el reinicio que tuvo hace cinco años la saga de los videojuegos de Crystal Dynamics y Square Enix. Esta vez es la ganadora del Oscar Alicia Vikander quien interpreta a Lara Croft y es dirigida por el noruego Roar Uthaug, responsable del thriller La Ola y que entra al cine norteamericano con Tomb Raider.

Si no estás actualizado con los últimos dos juegos de Tomb Raider, lo primero que hay que hacer antes de entrar al cine es olvidar lo que conoces. Esta Lara Croft no es curvilínea, no tiene esas medidas espectaculares ni esa actitud rompe madres con sus dos pistolas Heckler & Koch USP Match con las que debutó en las consolas en 1996 y que después popularizó Angelina Jolie en el 2001 al fusionarse por completo con el personaje, enfocándonos en ella y pasando por alto las terribles historias que tuvieron sus dos películas. La Lara Croft que tenemos ahora, desde que reinició el videojuego en el 2013, es mucho más joven, inexperta y que sufre situaciones y heridas como si fuera John McClane. Aquel juego nos contó el origen, la primera aventura de Lara, y esta nueva película hace justamente lo mismo.

 

 

Lo bueno

Así como Gal Gadot nos cerró la boca a todos los que nos quejábamos de su elección para interpretar a Wonder Woman, lo mismo hace Alicia Vikander con su trabajo como Lara Croft. Se nota su nivel de compromiso con la producción y el personaje, moldeó su cuerpo para que fuera más atlético y acorde con la actual Lara de los juegos, que ha cambiado su voluptuosidad por el fitness.

Todos sabemos que los videojuegos han tenido la maldición de no ser bien adaptados a la pantalla grande, si acaso Silent Hill la ha librado muy bien y en menor grado la película de Warcraft, ahora podemos decir que se le ha hecho justicia a Tomb Raider. No es exactamente la misma historia del juego del 2013, pero lo toma de base y réplica algunos momentos.

La escenas de acción están muy bien logradas, llegan a emocionar aún sabiendo que hay CGI ahí. Vikander realizó muchas de sus escenas de riesgo y eso se agradece, no dije un par de párrafos arriba, se nota su compromiso.  También fue gran detalle que la veamos usando armas del juego, como el arco o la piolet.

 

Lo malo

El único pero que le pongo a Vikander es su edad, quien esta por encima del personaje casi 10 años. Y se nota. Debieron elegir a alguien más joven si buscaban representar a la Lara del juego que tiene 20 años. Aunque si se busca una secuela inmediata en donde se encamine a la arqueóloga ruda, sin problemas ya la tienen.

Algo clásico de los juegos de Tomb Raider son los acertijos y rompecabezas para librar trampas o avanzar en la búsqueda. La película los tiene pero no nos hace participes, no da tiempo de involucrarnos y se resuelven como si la audiencia supiera lo que ocurre. Faltó jugar más con ello.

 

En resumen

Tomb Raider: Las Aventuras de Lara Croft es una película bastante entretenida y que se debe disfrutar en el cine. Técnicamente está muy bien cuidada, desde la fotografía hasta el diseño de producción, se sienten como un juego de Tomb Raider. Se nota que Roar Uthaug los ha jugado y tuvo el acierto de saber donde poner la cámara. Espero que funcione en taquilla para ser el arranque de una nueva serie de películas.

 

 

Geekometro

Final Thoughts

Overall Score 3.6