Cine

Sully: Hazaña en el Hudson (Reseña)


El maestro Clint Eastwood vuelve a retratar a uno de los héroes norteamericanos de la vida real, en esta película sobre uno de los recientes accidentes aéreos que milagrosamente no tuvo ninguna perdida humana, gracias a la rápida actuación de su piloto.

 

Sully
Warner Bros. Pictures México

Dirige:
Clint Eastwood (El Francotirador)

Escribe:
Todd Komarnicki (Seduciendo a un extraño), basado en el libro “Highest Duty” de Chesley Sullenberger y Jeffrey Zaslow

Actúan:

¿De qué trata?

El 15 de enero de 2009, el mundo fue testigo de “El milagro del Hudson” cuando el Capitán Chesley “Sully” Sullenberger hizo amerizar su avión averiado, perdió ambas turbinas al impactarse con aves, sobre las gélidas aguas del río Hudson, salvando la vida de las 155 personas a bordo. Sin embargo, mientras Sully era aclamado por el público y por los medios por su hazaña nunca vista en habilidades de aviación, se desarrolló una investigación que amenazaba con destruir su reputación y su carrera por su imprudente decisión.

 

 

 

Lo bueno

Clint Eastwood es uno de los últimos grandes directores norteamericanos de una generación, aquella patriótica que le gusta ensalzar el heroísmo de su país, más específicamente, el hombre común orillado a convertirse en héroe. Y con todos sus años de experiencia al frente y detrás de cámaras, Eastwood es un verdadero artesano que conoce a la perfección su oficio. Esta historia en manos de otro director no habría tenido el mismo alcance. Y algo que vale la pena señalar, es el acertado trabajo de edición que hay en Sully: Hazaña en el Hudson, el accidente segmenta la película, que aunque la trama base es lineal, todo lo sucedido en el vuelo se presenta por partes a lo largo de esta, lo que nos mantiene muy al pendiente de lo ocurrido y a lo que enfrenta Sully con la National Transportation Safety Board (NTSB).

Aquí hay tres grandes actuaciones: Tom Hanks, Aaron Eckhart y Laura Linney. Los dos primeros interpretan a Chesley ‘Sully’ Sullenberger y a Jeff Skiles respectivamente, el piloto y el oficial de vuelo, responsables de salvar la vida de sus pasajeros al tomar una arriesgada decisión. La actuación de Hanks es maravillosa, no duden que los veremos nominado en diferentes premios por su trabajo. Realmente nos muestra a un hombre frágil y afectado por la presión de los medios y como la NTSB lo quiere poner contra las cuerdas. Aaron Hechart esta estupendo como el apoyo incondicional de Sully, es el único que entiende por lo que esta pasando este hombre elevado a héroe. Laura Linney es Lorraine Sullenberger, la esposa de Sully, quien aunque tiene una breve participación, sus escenas tienen una enorme carga emocional.

La recreación del accidente y posterior amerizaje está muy bien logrado. Es tenso y emocionante pero nada espectacular. No se trata de una película de Michael Bay, así que no hay exageración dramática en la reconstrucción de los hechos. El alivió se siente en la sala del cine cuando los personajes son rescatados, aunque era algo que ya sabíamos cuando el suceso se convirtió en noticia. Los efectos visuales y de sonido de todo ello son impecables.

Sully: Hazaña en el Hudson es la primera película filmada completamente en IMAX (¡Chupate esa Chris Nolan!). Así que ya saben en que formato deben verla. No es que ver a Tom Hanks corriendo por las calles sea emocionante en este gran formato, pero créanme que el acuatizaje luce espectacular en su gran pantalla.

 

Lo malo

Como la película está basada en hechos reales y en este caso, muy conocidos, se pierde el factor sorpresa. Otra cuestión particular con Sully: Hazaña en el Hudson es que no tenemos un antagonista, no hay un “villano” al cual odiar. Es un accidente y las consecuencias legales del mismo. Si acaso, el escritor y el director hacen que la NTSB ocupe ese papel, aunque ellos solo hacían su trabajo averiguando si la decisión de Sully fue la mejor o no para sus pasajeros.

 

En resumen

Estamos ante uno de los mejores trabajos de Clint Eastwood como director y de Tom Hanks como actor. Sully: Hazaña en el Hudson Se siente como una película menor, intima, pero no inferior. Está muy bien cuidada y hecho con precisión. Su duración apenas y pasa de las hora y media y eso esta bastante bien. La historia no daba para más y agradecemos que no la rellenaran con paja, como sucede con muchas películas hoy en día.

 

 

 

Geekometro

Final Thoughts

Overall Score 3.6