Cine

Rápidos y Furiosos 6 (Reseña)


Por increíble que parezca, hemos llegado a la sexta parte de una franquicia que parecía agotada desde el momento en que los protagonistas fueron sustituidos en la tercera entrega.

poster_rapidosyfuriosos6

Fast & Furious 6
Universal Pictures

Dirige:
Justin Lin (Rápidos y Furiosos 5)

Escribe:
Chris Morgan (Se Busca)

Actúan:

  • Vin Diesel (Las crónicas de Riddick)
  • Paul Walker (Rápidos y Furiosos)
  • Michelle Rodriguez (Machete)
  • Dwayne Johnson (G.I. Joe: El Contraataque)

 

Básicamente, la primera película de la saga era una copia de Punto de Quiebra, pero inmersa en el mundo de las carreras callejeras, con sus autos tuneados y sexys mujeres. Así, teníamos a Paul Walker (Brian O’Conner) emulando a Keanu Reeves como el policía encubierto y a Vin Diesel (Dominic Toretto), sin el carisma de Patrick Swayze, como un corredor y ladrón que termina aceptando a Walker en su banda.

Pero la dama fortuna le sonrió a la franquicia F&F (Fast and Furious) cuando Justin Lin, el director a quien se le debe su actual y descomunal éxito, reunió al elenco original (en la segunda parte sólo aparece Paul Walker y en la tercera hay un breve cameo de Diesel nada más) y agregó mayor acción, acrobacias y drama al eliminar a Letty, el interés amoroso de Toretto, interpretado por Michelle Rodriguez. Para la quinta parte se elevó la apuesta al reinventar el concepto y traer nuevos elementos a la fórmula: En esta ocasión, varios personajes de toda la saga serían reunidos por Dom y Brian para perpetrar un robo en Brasil, al más puro estilo de “Misión: Imposible conoce a La Gran Estafa”, por decirlo de algún modo. Minimizando aún más las carreras clandestinas y convirtiéndose en una Heist Movie por completo. Por si fuera poco, la rudeza de Vin Diesel se mediría con el poder de macho de Dwayne “Ya no me digan la Roca” Johnson, ya que luchador convertido en actor daría vida a Hobbs, el agente de la CIA que anda detrás del equipo criminal.

Dos años y muchos millones de dólares recaudados en taquilla y video después, llega Rápidos y Furiosos 6, la cual prometía ser más grande, ruidosa y espectacular que las anteriores películas y en cierta forma lo es.

El inicio de la película se siente como un western moderno: Hay una banda de criminales que se encuentran robando partes para crear y vender una poderosa arma y para detenerlos, el agente Hobbs deberá recurrir a la ayuda de Dominic Toretto y su banda de forajidos, quienes se encuentras dispersos por el mundo disfrutando del enorme botín que se embolsaron al final de la quinta parte y a quienes les promete limpiar su expediente para regresar a los EU como hombres libres. Un trato bastante tentador, pero lo que realmente hará que los rápidos y furiosos participen con la ley, son las fotografías que Hobbs entregó a Dom y que demuestran que Letty sigue viva y trabajando para esa nueva banda liderada por un ex militar de fuerzas especiales británicas que responde al nombre de Shaw (Luke Evans).

fast601

Y eso es todo. No necesitan más. Se van a pasar 130 minutos en plena suspensión de la realidad, con algunas de las escenas de acción más ridículas y espectaculares que van a ver en mucho tiempo, desafiando totalmente a las leyes físicas y a la lógica misma. Lo cual es perfecto para el género cinematográfico que estamos viendo mientras bebemos nuestro refresco y tiramos las palomitas al reír de su humor involuntario, mientras sigue la competencia entre Diesel y Johnson por ver quién escupe más testosterona con sus amenazantes diálogos. Y también la rudeza femenina está a tope al sumarse Gina Carano, la ex luchadora de artes marciales mixtas, para enseñarle a Michelle Rodriguez lo es una mujer dura en serio.

La acción no es repetitiva, se empeña en crear algo más grande en cada secuencia conforme va avanzando la película. Si creían que el tanque militar que vemos durante los trailers es exagerado, esperen a ver la secuencia final que involucra la pista de aterrizaje más larga del mundo.

Y por si fuera poco, se van a quedar con la boca abierta ante ese final post créditos, que ata un cabo suelto con la continuidad de la tercera película y donde no sólo nos revelan que habrá una continuación, además presentan al héroe de acción que dará vida al villano en Rápidos y Furiosos 7.

Para mí, esta nueva entrega no supera a la anterior película, pero aún así bien podría decir que estamos ante LA película de acción del año. Es emocionante, exagerada y muy divertida. No deja al público indiferente y al final nos deja pidiendo ya la siguiente.