Cine

Ojos Grandes (Reseña)


Tras dos años de no haber dirigido (Frankenweenie fue su última película como director), Tim Burton regresa a las cámaras con un estilo bastante fresco pero conservando un dejo de humor negro para contarnos una historia basada en un hecho real dando un giro de 180 grados a su carrera.

 

 

ojosgrande_poster2

Big Eyes
Corazón Films

Dirige:
Tim Burton (Sombras tenebrosas)

Escriben:
Scott Alexander y Larry Karaszewski

Actúan:

  • Amy Adams (El Hombre de Acero)
  • Christoph Waltz (Django sin cadenas)
  • Krysten Ritter (Veronica Mars)
  • Danny Huston (Furía de Titanes)
  • Jason Schwartzman (Scott Pilgrim VS the World)

¿De qué trata?

Tras dejar a su primer esposo, Margaret (Amy Adams) huye con su hija y busca trabajo mientras trata de conseguir algo de dinero haciendo lo que mejor sabe hacer: pintar. Sus pinturas siempre tratan sobre un mismo tema: Niños coloridos de grandes ojos.

Pronto conoce a un carismático pintor, Walter Keane (Christoph Waltz), quien queda impactado con la obra de Margaret y pronto nace un romance entre ambos que culminará en matrimonio. Walter pinta paisajes urbanos de las calles de la Riviera Francesa, que continuamente presume haber visitado.

Margaret por su lado empieza a firmar sus obras con su nuevo apellido de casada (al igual que cierto historietista mexicano que firma su obra prácticamente igual que su padre) y en un curioso incidente Walter logra vender las pinturas de su esposa, sólo que dice que él fue quien las pintó. Él justifica esto alegando que en esa época (es a finales de los años 50’s) las mujeres no vendían.

Pronto las pinturas de Margaret se convierten en todo un fenómeno mediático (Se imprimieron posters, postales, tazas, etc.) y Walter se lleva siempre el crédito, codeándose con famosos tales como Andy Warhol o la actriz Joan Crawford o importantes diplomáticos a pesar de que los críticos de arte no ven con agrado “su” obra.

Margaret siente cada vez más injusta esta situación, a pesar de haber estado de acuerdo con su marido, sin embargo, cuando se percata que le ha estado mintiendo hasta a su propia hija, deberá tomar una firme decisión que podría dejarla tal como inició.

 

ojosgrandes_img1

 

Sorprende el giro que Burton da con este film alejándose del barroquismo gótico al que nos tiene acostumbrados, aunque la fotografía nos recuerda a ratos a filmes como “El Joven manos de Tijera” o “El Gran Pez”, la música de Danny Elfman es también toda una revelación, saliéndose de su estilo filarmónico para filtrear con el estilo de las grandes bandas, todavía muy en boga en la época en la que ocurre la película.

Una dirección sobria por lo general, aunque a ratos (sobre todo al final) la interpretación de Waltz raya en lo caricaturesco, contrastando con las pinturas de ojos grandes que prácticamente se convierten en un mudo pero filoso testigo de la historia que estamos presenciando.

En síntesis, una divertida e interesante reflexión sobre el mundo del arte de mediados del siglo XX así como de los roles sexuales, que empezaban a abrirse y cambiar, pero que aún poseían ese lado de conservadurismo que hacen comprensible que haya sucedido una historia como esta.

Fans de Burton, no se la pierdan y chequen un estilo totalmente diferente en la dirección, y para quienes no sean fans véanla también, seguro les parecerá interesante al menos.

 

ojosgrandes_img2

 

Geekometro

Final Thoughts

Overall Score 4