Cine

Los Indestructibles 3 (Reseña)


Los venerables héroes de acción están de vuelta en una historia más de venganza y ajuste de cuentas, sumando viejas estrellas a la franquicia, en una alta dosis de testosterona y adrenalina. Aunque ahora deben dar paso a la juventud.

 

poster_res_expendables3

 

The Expendables 3
Gussi Cinema

Dirige:
Patrick Hughes (Red Hill)

Escriben:
Sylvester Stallone, Creighton Rothenberger & Katrin Benedikt

Actúan:

  • Sylvester Stallone (Plan de Escape)
  • Jason Statham (El Redentor)
  • Mel Gibson (Atrapen al Gringo)
  • Wesley Snipes (Blade)
  • Harrison Ford (Cowboys & Aliens)
  • Arnold Schwarzenegger (El último Desafío)

¿De qué trata?

En The Expendables 3, Barney (Stallone), Christmas (Statham) y el resto del equipo se encuentra cara a cara con Conrad Stonebanks (Gibson), quien hace años co-fundó The Expendables con Barney. Posteriormente, Stonebanks se convirtió en un despiadado traficante de armas y alguien quien Barney se vio obligado a matar… o al menos eso pensaba. Con el fin de derrotar a Stonebanks, Barney decide que tiene que enfrentar sangre vieja con sangre nueva, reclutando nuevos Expendables que son más jóvenes, más rápidos y más conocedores de la tecnología.
Completando la trilogía y con miras a realizar todavía una cuarta parte, Sylvester Stallone reúne una vez más a sus viejos amigos del cine de acción, incorporando algunas caras que no creíamos ver actuando junto a él (aunque lo deseábamos) y los pone bajo las ordenes de Patrick Hughes, un director relativamente nuevo en esto pero que logra crear escenas muy emocionante, demostrando un dominio del género con el estilo de “la vieja escuela”.

Los Indestructibles 3 tiene todo lo que ya vimos en las anteriores. Armas de alto calibre, lluvia de balas, explosiones ridículas, un villano cliché unidimensional (Mel Gibson se siente igual que en Machete Kills) y personajes que pasan gran parte de la película demostrando quien la tiene más grande. Pero desgraciadamente, también nos enseña que la fórmula se ha agotado. Y esto era natural. La premisa se ha repetido tres veces ya. Aunque traigas a Wesley Snipes para auto parodiarse, a Harrison Ford para recordarnos que puede ser un badass sustituyendo a Bruce Willis o a Antonio Banderas para dar el tono cómico, el resto de los elementos lucen cansados. Por ello toma un camino arriesgado, al cual le dedica el segundo tercio de la película: Caras jóvenes y frescas para un nuevo equipo de Expendables.

 

expendables3_img2

 

Un elemento nuevo en la pasada entrega de la saga fue presentar un joven integrante en las filas de los Expendables, un talentoso francotirador interpretado por Liam Hemsworth (sí, el hermanito de Thor), y aquel personaje funcionó muy bien, tanto en el desarrollo de la trama como en obtener la atención de otro sector cinéfilo, más joven y que se pudiera sentir identificado o atraido por el novato del equipo. Parece que Stallone aprendió la lección (vendamos la franquicia a un público de menor edad), pero no su personaje Barney Ross (“¿Por qué aquellos que quieren vivir al máximo, que merecen vivir, son los que mueren y los que merecen morir siguen viviendo?” se cuestiona sobre la tragedia de morir joven, en algún momento de la segunda parte antes de buscar venganza).

Es así como ahora no tenemos uno sino cuatro integrantes que inyectan sangre joven a los Expendables, todos ellos elegidos por su tendencia de vivir al límite y que pueden funcionar en una misión suicida. Entre los que tenemos a Kellan Lutz, un graduado de la saga Crepúsculo, y a Ronda Rousey, luchadora y campeona en la UFC).

Pero, a mi juicio, esto traiciona la esencia del concepto original: Los héroes veteranos siguen rockeando como en los 80s. Aquí, a causa de los chavales, la película se convierte por un momento en Misión Imposible. Si quisiera ver una película con “acción moderna”, entonces vería tantas que hay hoy en día. No buscaría a los héroes de mi infancia.

Pero tampoco quiero sonar cascarrabias. La película resulta entretenida, cumple con mostrarnos muy buenas escenas de acción, involucrando tanques y un ejército para el tercer acto. Si son fans la van a pasar bien. Sin embargo, es la película menor de la trilogía. Quizá se deba a la disminución de violencia para alcanzar una clasificación PG-13 y los adolescentes puedan entrar a verla. Quién sabe. Solo esperemos que de concretarse la cuarta parte (a esta no le ha ido nada bien en taquilla), resulte algo mucho más espectacular.

expendables3_img1

Geekometro

Final Thoughts

Overall Score 3