Cine

Línea Mortal: Al Límite (Reseña)


Aunque nos quieren hacer creer que no lo es, un remake más llega a los cines: Se trata de una nueva versión de Flatliners y que al igual que la original no sale tan bien librada, independientemente de los actores que están metidos en ella. Una lástima porque había potencial…

 

Flatliners
Sony Pictures México

Dirige:
Niels Arden Oplev (Los hombres que no amaban a las mujeres)

Escribe:
Ben Ripley (8 minutos para morir)

Actúan:

  • Ellen Page (X-Men: Días del Futuro Pasado)
  • Diego Luna (Rogue One)
  • Nina Dobrev (The Vampire Diaries)
  • James Norton (Black Mirror)
  • Kiersey Clemons (Buenos Vecinos 2)

¿De qué trata?

En Línea Mortal: Al Límite, cinco estudiantes de medicina se involucran en un audaz y peligroso experimento con la esperanza de investigar el misterio de lo que hay más allá de los confines de la vida. Detienen sus corazones durante cortos intervalos y cada uno percibe una experiencia cercana a la muerte. A medida que la investigación se torna más y más peligrosa ellos se ven obligados a confrontar los pecados de su pasado, además de lidiar con las consecuencias paranormales por su intrusión al más allá.

¿Qué ocurre después de que morimos? ¿Puede la ciencia y la tecnología moderna llegar a una respuesta a esa pregunta? Esa era la premisa con la que en 1990 se hizo una película llamada Flatliners/Línea Mortal dirigida por Joel Schumacher (quien venía de hacer Los Muchachos Perdidos) y protagonizada por algunas jóvenes promesas de aquella época: Kiefer Sutherland, Kevin Bacon, Julia Roberts, William Baldwin y Oliver Platt. Ellos eran los “Flatliners”, un grupo de estudiantes de medicina que creían que valía la pena matarse y ser resucitados de inmediato para que esa experiencia cercana a la muerte sirviera para averiguar de primera mano que ocurre con nuestra conciencia al morir. La verdad la película no es tan buena como muchos quieren recordar.

 

 

27 años después, Hollywood cree que es buena idea retomar aquella premisa. Línea Mortal: Al Límite es un remake disfrazado de secuela (solo por la aparición de un personaje de la original Flatliners la convierte en continuación), que resulta palomera y quizá entretenida para quien no haya visto la original. Arranca bien pero al terminar nunca se decide a que género pertenece, con todo y su mensaje moralino. ¿Drama? ¿Ciencia Ficción? ¿Terror psicológico? ¿Horror?

Esta nueva versión tenía potencial para corregir los errores de la película original, y de hecho sus primeros 20 minutos son prometedores, pero en vez de eso trata de asustar a la audiencia con clichés baratos, como ruidos extraños o apariciones que vemos nosotros al fondo de la escena pero no los protagonistas, quienes parece que conforme avanza la película van perdiendo el sentido común.  ¡Vamos, hasta el poster quieren vendernos que estamos ante una película de terror, aunque esta no cuaje! Es una lástima porque el elenco, encabezados por Diego Luna, Ellen Page y Nina Dobrev, era bastante bueno. Si no se hubiera inclinado tanto hacía el terror y jugar con los pecados del pasado y en su lugar hubiera explotado más los conceptos de ciencia ficción, hubiera tenido un mejor resultado, más allá de entretenimiento mediocre.

 

 

Geekometro

Final Thoughts

Overall Score 2