Cine

La Llegada (Reseña)


Cada vez que un filme de Denis Villeneuve irrumpe en la cartelera comercial, la resonancia crítica adquiere un tono armónico que lo confirma como uno de los directores más destacados de la escena cinematográfica actual. Sin embargo, con “La Llegada” (Arrival, EUA, 2016), dicha certificación alcanza el nivel de consagración pronosticado por sus adeptos varios años atrás. Sorprende, además de todo, que su estado de gracia se manifieste desde la ciencia ficción, género que el quebequense ansiaba explorar hace mucho, y que terminó por potenciarlo un grado más allá. Sin la menor premura por cuantificar sus valiosas aportaciones a la categoría, ¡y vaya que las tiene!, es evidente que nos enfrentamos ante una obra superior, tanto que incluso podría redimir el año de vacas flacas que el espectador asiduo ha padecido sin tregua alguna.

llegada_res_poster

 

Arrival
Sony Pictures México

Dirige:
Denis Villeneuve (Sicario: Tierra de nadie)

Escribe:
Eric Heisserer (Cuando las Luces se Apagan), basado en la historia “Story of Your Life” de Ted Chiang.

Actúan:

¿De qué trata?

Una mañana cualquiera y sin mayor aviso, doce naves espaciales se ciernen alrededor de la Tierra de forma aleatoria. La conmoción frente a dicho evento de trascendencia universal enciende las alarmas de los gobiernos, pone en jaque las estructuras sociales y siembra la semilla de la desconfianza ante lo que podría ser el fin de la especie humana. El sospechoso hermetismo de los alienígenas y la urgencia por descifrar la intención de su visita, impulsan un plan emergente para entablar comunicación lo antes posible.

El ejército de los Estados Unidos recurre a la lingüista académica Louise Banks (Amy Adams), para que ayude a descifrar el lenguaje de los visitantes. Convencida de que la única forma de interpretar significado alguno es a través del contacto directo, consigue formar parte del equipo científico de elite que accederá al “cascarón” intergaláctico. En el grupo también destaca el matemático Ian Donnelly (Jeremy Renner), con un enfoque totalmente distinto, aunque flexible a la interdisciplina con tal de alcanzar el objetivo común de despejar dos interrogantes básicas: ¿quiénes son estos forasteros y cuál es su propósito en el planeta Tierra?.

 

llegada_res_img2

 

 

Lo bueno

Un recorrido selecto, aunque incompleto, a través de la filmografía que Villeneuve ha cosechado durante dos décadas de carrera, arroja luces sobre cómo sus discursos y estilemas particulares repercuten de igual manera en “La Llegada”. Si bien es cierto que la adaptación de Eric Heisserer al texto corto “Story of Your Life”, de Ted Chiang (Premio Nebula 2000), plantea los argumentos suficientes para conducir a buen cabo una obra de ciencia ficción exigente, el director recupera su vasta experiencia para nutrir la historia con un drama profundo y contundente.

El resultado se ve reflejado en el personaje de la doctora Louise Banks, interpretación bárbara de Amy Adams que bien le valdría su sexta nominación al Oscar. Sobre ella recae el peso total de la película y logra sostenerlo de principio a fin con un talento desbordado. El prólogo bello, trágico y conmovedor, donde se ilustra el vínculo inquebrantable con su hija Hannah (Abigail Pniowsky), seduce las emociones del espectador quien sucumbe indefenso ante la delicadeza proyectada en la pantalla. La compasión de Villeneuve hacia las mujeres en general; hacia las madres en particular, alcanza su naturaleza más pura en la secuencia inicial de la película.

La atmósfera intimista que prevalece a lo largo de la cinta otorga un tono y ritmo elegantes, atípico para el retrato estridente y con el esteroide a tope que Hollywood acostumbra en las invasiones alienígenas. La fotografía con luz tenue de Bradford Young acentúa el grado de incertidumbre, adorna con sutileza la interacción entre humanos y heptapodos, además de conseguir niveles de inmersión notables durante puntos clave de la trama. Control magistral de lentes y encuadre apreciado con precisión sólo en una sala de cine.

El aspecto visual depurado embona con naturalidad ante el minimalismo sonoro de Jóhann Jóhannsson. No cabe duda que Villeneuve se rodeó de talento de primer orden para construir el discurso audiovisual adecuado que la obra de Ted Chiang demandaba. Cuando se diseccionan los apartados técnicos de una película, se revela el grado de sincronización necesario para facturar una maravilla como lo es Arrival. Pistas de la banda sonora como “Heptapod B”, “First Encounter”, “Non-Zero-Sum Game” o “Kangaru” formarán parte de su playlist durante un buen rato.

 

Lo malo

Quizá la fe depositada en el ser humano peca de ingenuidad hacia el último cuarto de la película. Se entiende el don cuasi divino del lenguaje, el poder de sanación que llegan a adquirir las palabras y el grave peligro de confundir su significado, pero la utopía de unificación en torno a un bien común, más allá de diferencias incompatibles, no sé, encrucijada polémica que dividirá opiniones después de la proyección.

 

Conclusión

Como espectadores habituales del séptimo arte no resta más que atesorar acontecimientos como “La Llegada” en la cartelera comercial. Ciencia ficción esporádica, en vías de extinción que, sin embargo, alcanza a repercutir lo suficiente para intentar recomponer el rumbo de cara a un futuro cada vez más incierto. De momento, aún contamos con la oportunidad de experimentar películas que trascenderán con el tiempo y tal vez lleguen a modificar nuestra concepción hacia el mismo: no lineal y arbitrario o simétrico y bidireccional, como un palíndromo.

 

 

llegada_res_img1

 

 

 

Geekometro

Final Thoughts

Overall Score 4.6