Cine

Elle: Abuso y Seducción (Reseña)


Una década alejado del puesto como director invita a reflexionar sobre Paul Verhoeven (Ámsterdam, 1938) en pretérito, sin embargo, el fin de su letargo llega acompañado por una de las películas más relevantes de 2016. La rúbrica cáustica y corrosiva del holandés es evidente desde el primer instante, por lo que ELLE reta la indiferencia de todo aquel que se enfrenta a la cinta por primera vez, o bien, repita la inquietante historia de venganza protagonizada por Isabelle Huppert en estado de gracia. El filme contó con funciones especiales durante la gira con lo mejor del Festival de Morelia, pero a partir del viernes 10 de febrero estrena en salas comerciales con una distribución modesta (pero suficiente) para atender la demanda de los cinéfilos más exigentes.

 

Elle
Sony Pictures México

Dirige:
Paul Verhoeven (Bajos Instintos)

Escribe:
David Birke (13 Sins), basado en la novela de Philippe Djian.

Actúan:

  • Isabelle Huppert (La Pianista)
  • Laurent Lafitte (Los Ríos de color Púrpura)
  • Anne Consigny (La Escafandra y la Mariposa)
  • Charles Berling (20 años no importan)

¿De qué trata?

Michèle Leblanc (Huppert) es ultrajada por un sujeto enmascarado que irrumpe en su casa violentamente. La injuria sacude al espectador por la crudeza de las imágenes, más aún por los lamentos de dolor que saturan el primer plano del espacio sonoro. El silencio posterior al atropello es acompañado por la serenidad de Michèle al encubrir la escena del crimen: su rostro se inflama, su cuerpo sangra; se ducha, pero no derrama lágrimas o expresa emoción alguna. Previo al anochecer decide ordenar la cena por teléfono antes que denunciar con la policía.

Aunque ignoramos todo acerca de Ella, su distancia hacia los patrones convencionales, que han uniformado las reacciones dramáticas a través de la pantalla, despierta nuestra extrañeza. No obstante, conforme la complejidad de la protagonista se revela lo insólito de su comportamiento cobra sentido.

Empresaria exitosa de la industria del videojuego, en el esplendor de la edad madura, divorciada, madre, hija y amante. Las facetas que Michèle desempeña en su entorno social no se ven afectadas hasta que decide compartir la experiencia con familiares y amigos, en una situación bastante particular donde se nota la ponzoña de Verhoeven hacia la corrección política en reuniones sociales y espacios públicos. Las medidas de precaución para evitar futuras agresiones son la punta del iceberg, detrás de su aparente relajación, Michèle planea cazar a su agresor a cualquier costo y los sospechosos se apilan en sus círculos más próximos. ¡La venganza es un plato que se sirve frío!

 

 

 

Lo bueno

Isabelle Huppert: pilar jerárquico y dominante de principio a fin. Que sirva la actual temporada de premiaciones y su primera nominación al Oscar para apuntalar una carrera sobresaliente de 45 años. La complejidad y ambigüedad que significan a Michèle Leblanc y el temple de Huppert para encarnarla pone de manifiesto la madurez de una actriz consagrada. La película es ella misma: el acertijo de su personalidad, estoica ante la adversidad, franca, con tintes de perversión y egoísmo que la vuelven todavía más humana. Un talento irremplazable.

La dirección de Paul Verhoeven y el guion de David Birke. La historia se desarrolla en los márgenes de las pautas convencionales. Descifrar a Michèle alimenta la intriga del espectador desde el comienzo. Sorprende que el trancazo visceral de arranque poco a poco se difumine en pos de otras venas que irrigan la psique del personaje central. Su fortaleza supera la voluntad más arrojada y para consolidarla el tratamiento narrativo echa cuenta de la sátira, el thriller y el drama costumbrista. La armonía de tal variedad sostiene un ritmo sólido y vigoroso durante los 130 minutos de metraje. El resultado no habría sido el mismo sin la mano firme y experimentada de Verhoeven, quien encontró en Francia el sitio idóneo para rodar este relato escabroso que en otras geografías habría escandalizado criterios sociales más estrechos. La película transpira un aroma progresista, lo que demuestra opciones de renovación eficaces a fórmulas patentadas que temen arriesgar con variantes mínimas.

 

Lo malo

“Abuso y Seducción”. ¿¡Es en serio!? Una vez que el espectador descubra el cuadro completo del filme notará la incongruencia del subtítulo. Misterios del marketing y la publicidad en la distribución de películas imposibles de comprender. ELLE recorrió las carteleras del viejo continente desde el verano pasado, en otoño dio el salto a Norteamérica y hasta las postrimerías de invierno es que por fin llega a México, para que un público más amplio pueda disfrutarla en la pantalla grande. El consuelo es que lo hizo antes de la ceremonia del Oscar, donde quedó fuera de la categoría de Película Extranjera, pero Su Majestad Huppert es candidata a Mejor Actriz.

 

Conclusión

La avasallante exposición del cine norteamericano en las salas comerciales del país no significa que el visitante asiduo al multiplex cuente con la mejor oferta contemporánea. Cuando una joya como ELLE irrumpe en la cartelera comercial, sin las mejores salas ni los horarios más cómodos, resulta imperante acudir durante su semana de estreno. No es un tema ideológico o militante sino de calidad artística, sobre todo por su clara intención de romper moldes reciclados que amenazan con volver impregnados de maquillaje barato. Película indispensable de 2016 que ocupó sitios de privilegio en listados con lo mejor del año. Paciente y metódico, Verhoeven resurgió del pasado y colocó en los primeros planos un filme de avanzada, incluso para las audiencias más liberales.

 

 

Final Thoughts

Overall Score 4