Cine

El Justiciero (Reseña)


Adaptando una vieja serie de televisión, llega Denzel Washington para imponer la justicia en las calles de Boston, justo como se hacia en el cine violento de la década de los setentas y que sirvió de inspiración para que regresará en forma el director de Día de Entrenamiento.

 

 

equalizer_res_poster

The Equalizer
Sony Pictures

Dirige:
Antoine Fuqua (Olimpo bajo fuego)

Escribe:
Richard Wenk (Los Indestructibles 2)

Actúan:

  • Denzel Washington (Armados y peligrosos)
  • Marton Csokas (Noé)
  • Chloë Grace Moretz (Kick-Ass 2)
  • Melissa Leo (Intriga)
  • Bill Pullman (Día de la Independencia)

¿De qué trata?

Robert McCall (Washington) es un hombre maduro que ha dejado atrás su pasado para comenzar una nueva vida de bajo perfil en las calles de Boston, trabajando como un empleado en una tienda de artículos para construcción y que por las noches prefiere pasar el tiempo leyendo un buen libro y tomando una taza de té en una cafetería abierta las 24 horas, en donde ha comenzado una relación afectiva con Teri (Moretz) una chica menor de edad que es prostituida por la mafia rusa que opera en la ciudad. Luego de un incidente que pone a la joven al borde la muerte, McCall sale de su retiro autoimpuesto y sirviéndose de sus habilidades y conocimientos para causar tanto o mayor dolor que el que aplican estos criminales, buscará hacer justicia en las calles. Pero esto llamará la atención de un sicario ultra violento (Csokas) quién hará todo lo posible por eliminarlo sin importar las consecuencias.

El Justiciero, nueva colaboración entre Denzel Washington y el director Antoine Fuqua después de Día de Entrenamiento, nos confirma una cosa que ya había demostrado Liam Neeson: Los tipos duros de la vieja escuela están de moda. Y no me refiero a los héroes de acción de The Expendables, sino a esos personajes sombríos y hasta atormentados, que podrían pasar como un tipo cualquiera que quiere pasar desapercibido y que son más de lo que aparentan, tomando cruzadas personales para redimirse, en búsqueda de justicia o venganza. Un estereotipo común en el cine de los 70s, cuando Charles Bronson era la ley y a todo mundo tomó por sorpresa una oscura película llamada Taxi Driver.

 

equalizer_res_img1

 

Sí, se puede decir que El Justiciero cae en clichés al seguir este cine de fórmula, pero su origen proviene de una serie de televisión homónima de la década de los 80s (que muy pocos recuerdan), donde el Robert McCall de aquel show era un inglés blanco y que se anunciaba en el periódico para brindar sus servicios: “¿Tiene un problema? ¿Necesita ayuda? ¿Está acorralado? Llame a “El Justiciero.” Afortunadamente, la película optó por tomar un rumbo donde la acción es adulta y la violencia gráfica. Aunque visualmente es efectiva, no era necesario dotar a McCall con una visión similar a la de Sherlock Holmes en las películas de Guy Ritchie, en donde nuestro vigilante puede prever las acciones y movimientos de los enemigos a vencer, además de ubicar todos los objetos que pueden servirle como una potencial arma en el momento en que debe atacar. Además del uso de la cámara lenta para dramatizar explosiones o escenas donde Denzel camina bajo la lluvia. Fuera de eso, me parece que Antoine Fuqua logra un gran trabajo en el género, quitándonos el mal sabor que dejó el año pasado con Olimpo bajo Fuego.

En cuanto al héroe de la historia, el McCall de Wazhington es James Bond, Rambo, Batman, MacGyver, Macaulay Culkin en Mi Pobre Angelito y tan sádico como Patrick Bateman. Todo en uno. No se tienta el corazón para eliminar o infligir el mayor daño posible a sus enemigos, poniéndoles trampas que envidiaría el mismo Jigsaw en el tercer tercio de la película. Pero más allá de esto, Denzel Washington dota a su personaje de una rectitud intachable y sabiduría, como si fuera un guerrero zen, que ya lo quisiéramos tener en la ciudad de México. Y por momentos parece que repite aquel personaje que interpretó hace una década en Hombre en Llamas.

El Justiciero es una película que cumple lo que prometía en su avance: Una historia oscura con mucha acción (pero para mi gusto, faltó mayor presencia de Chloë Grace Moretz), que los mantendrá entretenidos durante sus más de dos horas de duración, aunque deben ser pacientes. La película se toma su tiempo para arrancar, pero una vez que inicia la violencia, no podrán quitar los ojos de la pantalla.

 

equalizer_res_img2