Cine

Blade Runner: ¿Pueden los androides soñar con unicornios eléctricos?


Un montón de lluvia y humo, así es el futuro que imaginó Ridley Scott hace más de 35 años, y ahora, en 2017 sabemos cuán precisa fue esa visión. Su concepto visual de los años venideros se ha casi materializado. La realidad que nos mostró al exhibir por primera vez su Blade Runner ya casi la podemos oler, nos puede mojar.

En el libro de Philip K. Dick, permanecer en la tierra es sinónimo de fracaso. En la tierra sólo viven aquellos que han sido declarados incapaces para ir a las colonias y mejorar su calidad de vida. Deckard también es uno de esos, y gusta de soñar con ovejas eléctricas.

Deckard vive una vida que no le gusta. Tiene un salario que no le permite comprarse una mascota de verdad, así que tiene que conformarse con una oveja mecánica. Tal vez, por eso mismo, sea un personaje demasiado humano.

Pero, ¿Acaso Deckard no lo es?

La película comienza cuando seis replicantes llegan a la tierra después de escapar de Marte. Es ilegal que los replicantes estén aquí, así que la policía comienza una cacería en su contra. 2 de estos replicantes mueren antes de que lleguemos a conocerlos. Otro Blade Runner se ha encargado de ellos. Así que la historia se centra en la cacería de los otros cuatro; dos hombres y dos mujeres. Pero Deckard no es el Blade Runner –un tipo de caza recompensas- designado a la misión. En el libro, él no es la primera opción del departamento de policía, sino Dave Holden, el caza recompensas que vemos al comienzo de la película, interrogando a León Kowalski.

 

 

Por cierto, ¿han notado que Deckard sólo mata a las replicantes hembras?

Ridley Scott hizo Blade Runner en un estilo llamado “cine negro”. Esto es, la película del detective duro. Quizás el mejor ejemplo sea El Halcón Maltés (dirigida por John Huston) con Humphrey Bogart. Una característica de esta película es la voz en off del detective narrando lo que piensa y hace en cada momento.

Una vez dicho esto, es interesante aclarar que Ridley Scott originalmente hizo Blade Runner sin la voz en off, pero debido a la poca acogida que tuvo en el pre-estreno, el estudio insistió en añadir la narración en off. Ridley Scott dijo en una entrevista para la televisión americana que en el film noir esa voz en off a veces funciona y a veces no, y en Blade Runner no funcionó.

Esta película tiene varias lecturas. Una de ellas, y que también aparece en el libro, es la destrucción de nuestro planeta a manos de los mismos hombres. Una destrucción que nos obliga a emigrar hacia otros mundos, ya que hemos vuelto éste nuestro hogar un sitio hostil, con un clima en el que nunca cesa de llover y repleto de contaminación. Un sitio en el que todas las especies de animales han sido exterminadas. Un futuro en el que hemos vuelto nuestro planeta un basurero, y en el que depositamos también a los humanos que ya no necesitamos.

El mundo en Blade Runner está sucio. Hay gente que vive ahí. Es un universo viejo en el que los personajes se han estado moviendo durante años, aunque en realidad fue creado exclusivamente para la filmación. Nada existía antes o existió después. Ahí radica parte de la magia. En hacer que algo nuevo parezca tan familiar.

Otro de los temas recurrentes en el libro es el de los animales. Deckard sueña con tener una oveja de verdad. Bueno, en realidad con cualquier animal de verdad. Todos los habitantes de la tierra tienen algún animal, o sueñan con tenerlo. Es mal visto no tener una mascota. Y también está mal visto cuestionar si es real o no. En el libro, Rachel Rosen –una replicante- intenta sobornar a Deckard regalándole un búho. Muchas especies se han extinguido ya, entre ellas el búho. Lo cuál vuelve al animal invaluable. Deckard no lo acepta, aunque le hubiera gustado hacerlo.

Más adelante, en el libro, llegará a comprarse una cabra.

 

 

Pero vamos por partes… ¿Qué es un Replicante? Para esto tenemos que visitar primero la siguiente definición del diccionario Webster:

_ANDROIDE_ n. procedente del griego, autómata humanoide (ver robot). 1. Versión inicial utilizada para trabajos muy aburridos, peligrosos o desagradables para humanos. 2. Segunda generación de bioingeniería. Unidades electrónicas y cerebros positrónicos. Usados en el espacio para explorar ambientes inhóspitos. 3. Tercera generación sintético-genética. REPLICANTE, constituido por piel y/o carne cultivada. Selecta conversión de transferencia enogénica. Capaz de autoperpetuar su pensamiento. Habilidades parafísicas. Desarrollado para programas de emigración.

Los replicantes son organismos manufacturados diseñados para desenvolver trabajos muy pesados, peligrosos o desagradables para los humanos. Los primeros modelos eran rústicos y torpes, pero los nuevos “NEXUS 6” son prácticamente iguales a un humano. (En un primer borrador del guión, Bryant le dice a Deckard que practicaron una autopsia a un replicante que se incineró intentando entrar en la corporación Tyrell y no descubrieron que era un replicante hasta dos horas después de comenzada la autopsia).

Los replicantes se distinguen de los humanos en un importante factor: Su apatía. En BR los ojos de los replicantes brillan (hasta los del búho artificial), de todas maneras Ridley Scott se toma la libertad de hacer que ésta claridad no sea vista por los personajes de la historia, tan sólo por el público. Pongan atención la próxima vez que tengan oportunidad de mirarla.

Cuando Deckard deja su apartamento con Rachel, al final de la película, él se encuentra con un unicornio de papel. El unicornio es la última de una serie de figuras de papiroflexia que Gaff usa para señalar a Deckard. En la oficina de Bryant, cuando Deckard insiste que está jubilado, Gaff hace una gallina: “Tienes miedo de hacerlo” significa. Más adelante hace un hombre con una erección: “Ella te gusta”. Y finalmente el unicornio: “Estás soñando, podrás huir con ella, pero ella no sobrevivirá” (Básicamente lo mismo que le dice en la terraza). Una interpretación es que el unicornio era simplemente un mensaje para Deckard: “Sé que tienes a Rachel, pero la dejaré vivir.” Aunque bien podría significar algo más…

 

 

 

¿Es acaso Deckard un replicante?

Esta es la cuestión más polémica entre los fans de Blade Runner. Las diferentes versiones de BR contemplan esta idea en diferentes grados. Se podría decir que en el lanzamiento de 1982, Deckard no es un replicante, pero en el Corte Final sí lo es. ¿Por qué digo esto? Como antes he mencionado, los ojos de todos los replicantes brillan.

En la edición definitiva de la película, este es uno de los efectos que fueron mejorados. Los ojos de los replicantes brillan con mayor intensidad. Si ponen atención, en la escena en que Deckard platica con Rachel en su apartamento, cuando Deckard se detiene a su espalda, los ojos de ambos brillan.

Otro detalle es la obsesión que tienen los replicantes con las fotografías. El departamento de Deckard está lleno de ellas.

También el unicornio es algo importante. Deckard sueña con un unicornio, entonces… ¿Por qué Gaff le deja un unicornio de papel al final de la película? Fácil. Le está diciendo que él, Gaff, sabe lo que sueña, porque sus sueños son algo implantado, igual que todos los sueños y recuerdos en todos los replicantes.

 

 

 

Por último, y la prueba más definitiva de todas, es que apenas hace uno o dos años, tanto Ridley Scott como el propio Harrison Ford reconocieron que Deckard es un replicante.

De hecho, en el minuto 34:49 de la versión definitiva, en el comentario de audio del director, el mismo Scott dice algo como esto; “Puedo decir, para aquellos que han puesto atención a los detalles (ha estado hablando sobre los recuerdos, los ojos brillantes y el unicornio), que es claro que Deckard es un replicante”.

Podría estar horas completas hablándoles de esta película, decirles por ejemplo que varios de los diálogos fueron vueltos a grabar para darle mayor coherencia a la versión definitiva (Por ejemplo, ahora ya no escuchamos que son cinco los replicantes que Deckard tiene que cazar, sino cuatro, como originalmente hemos visto).

También podría decirles que la película ha perdido su color azul característico y ahora es más de un tono verdoso, como originalmente Ridley Scott lo había imaginado. Podría hablarles de las escenas agregadas, pero prefiero no hacerlo. Prefiero decir que si aún no la tienen, o aún no la han visto… ¿Qué hacen leyendo esto? No pierdan el tiempo. Levanten su trasero y corran por ella. Ahora.