Cine

Baby, el aprendiz del crimen (Reseña)


Los avances nos prometían una entretenida historia de robos y persecuciones a alta velocidad acompañada de una movida banda sonora. Y lo logró. El inglés Edgar Wright, a quien muchos seguimos desde su trilogía del Cornetto y que ganó nuestro corazón friki con su adaptación de Scott Pilgrim, nos entrega su película más impecable en técnica y emocionante en edición y ritmo.

 

Baby Driver
Sony Pictures México

Dirige y escribe:
Edgar Wright (Scott Pilgrim Vs The World)

Actúan:

  • Ansel Elgort (Divergente)
  • Lily James (Cenicienta)
  • Kevin Spacey (House of Cards)
  • Jamie Foxx (Annie)
  • Jon Hamm (Mad Men)
  • Jon Bernthal (El Contador)
  • Eiza González (From Dusk Till Dawn: The Series)

¿De qué trata?

Baby (Elgort), un talentoso conductor de autos que se ve obligado a trabajar para un jefe criminal (Spacey) ayudando a las fugas en sus asaltos, confía en el ritmo de su banda sonora personal para ser el mejor en lo que hace. Justo cuando creyó haber dejado atrás esa vida, es obligado a regresar para hacer un trabajo más, un robo que sale mal y que no solo pondrá en peligro su vida y libertad, también estará en juego el destino de Deora (Lily James),una chica de quien acaba de enamorarse.

Muchos podrían decirles que Baby, el aprendiz del Crimen es la sorpresa del año, pero quienes hemos seguido el trabajo del director Edgar Wright esperábamos una más de sus genialidades. Y no defrauda. Wright es uno de esos verdaderos artesanos que conocen a la perfección su oficio, dominan con maestría la cámara, el ritmo, la edición y saben desarrollar a sus personajes, creando un lazo que los une con su audiencia. Y eso que todos ellos son ladrones.

 

 

Baby, el Aprendiz del Crimen es una película de robos con una historia de amor y retribución al centro, vertiginosa acción en autos y un soundtrack maravilloso. De hecho, Wright construyó la película alrededor de las canciones para que la imagen y sonido tengan una perfecta unión, una perfecta sincronía obra del director, coreógrafo y editores. Si creen que James Gunn y Quentin Tarantino sabían usar y seleccionar canciones para sus películas, no han visto/escuchado nada aún.

Todos los actores calzaron perfectos en sus personajes, los cuales tienen mucha personalidad y capas emocionales, que reaccionan a las situaciones sin ser todo blanco o negro. Por ello sorprenden y emocionan los cambios que tienen los criminales que rodean a Baby y la interacción con él, luciéndose Darling y Buddy, los matones que interpretan Eiza González y Jon Hamm.

Por ahí leí que Sony quiere una secuela a la de ya para Baby Driver, aunque me da curiosidad ver como sigue la historia del joven conductor melómano, preferiría que no se haga. Esta película ya es perfecta así, una carta de amor a las películas de persecuciones y atracos de los años 70s con alma propia, y no necesita más.

 

 

Geekometro

Final Thoughts

Overall Score 4