Cine

Ant-Man: El Hombre Hormiga (Reseña)


Ant-Man ya está en los cines y nos enseña que en cuanto a superhéroes, el tamaño no importa y que sus aventuras microscópicas son inversamente proporcionales al factor diversión que van a encontrar cuando la vean a partir de este fin de semana.

 

antman_res_poster

 

Ant-Man
The Walt Disney Pictures México

Dirige:
Peyton Reed (¡Sí, señor!)

Escriben:
Edgar Wright, Joe Cornish, Adam McKay & Paul Rudd

Actúan:

  • Paul Rudd (Bienvenido a los 40)
  • Michael Douglas (Tráfico)
  • Evangeline Lilly (El Hobbit)
  • Corey Stoll (The Strain)
  • Michael Peña (Corazones de Hierro)

¿De qué trata?

Dotado con la asombrosa capacidad de reducir su tamaño pero aumentar su fuerza, el experto ladrón Scott Lang (Rudd) deberá abrazar su héroe interior y ayudar a su mentor, el Dr. Hank Pym (Douglas), a proteger el secreto que se esconde detrás de su espectacular traje de Ant-Man de una nueva generación de imponentes amenazas. Contra obstáculos aparentemente insuperables, Pym y Lang deberán planear y ejecutar un plan que salvará el mundo.

Ant-Man confirma la idea de que Marvel necesita más historias y personajes frescos en el cine. Muchos les dirán que es la nueva Guardianes de la Galaxia pero yo creo que es mucho más cercana a la primera Iron Man: Un héroe improbable que se ve obligado a usar una avanzada tecnología para detener la amenaza que representa esa misma tecnología si cae en las manos equivocadas. En este caso, el uso de las partículas Pym para miniaturizar soldados y convertirlo en una nueva y peligrosa arma militar. Quizá no sea la más original de las ideas, pero lo importante aquí es como se desarrolla la trama para evitar que el villano de la historia, Darren Cross -interpretado por Corey Stoll-, el alumno más avanzado de Pym, logre replicar su fórmula y venderla. Así que básicamente, Ant-Man es una película sobre un atraco con superhéroes, con sus momentos dramáticos y conmovedores, llena de mucha acción.

Aunque el director Peyton Reed se ha especializado en comedias como Abajo el Amor, Triunfos Robados y Viviendo con mi Ex, Ant-Man no es la comedia “chistosita” de Marvel que muchos esperaban encontrar (pero claro, tiene los acostumbrados chispazos de humor que ya son el sello de los estudios) y logra entregar un trabajo bastante cumplidor y a la altura de otras películas del Universo Cinematográfico de Marvel. Mucho de esto es gracias al guión original de Edgar Wright y Joe Cornish, al que tras la partida de Wright como director (dicen que por negarse a que su película fuera parte del conjunto de películas del UCM) tuvieron que meterle mano para que encajará dentro de la continuidad lineal de Marvel y seguir, de cierta forma, en Civil War (donde ya se había confirmado la participación de Rudd) y posteriormente en Avengers: Infinity War. Y créanme que en el resultado que vemos en pantalla se nota mucho la mano de Wright. Quienes son fans de sus anteriores trabajos, sobretodo la trilogía del Cornetto, notaran su estilo al escribir/describir situaciones y diálogos con su peculiar sentido del humor.

 

 

Así que bajo el consabido tagline que nos dice que “Todo está conectado”, esperen ver varios cameos de personajes (además del legendario Stan Lee) y como se liga al Dr. Pym, a su hija Hope (Evangeline Lilly) y al nuevo Ant-Man con el pasado, presente y futuro del UCM. Además, hay varios guiños a la historia de Hank Pym en los cómics.

El ensamble de actores funciona muy bien. Paul Rudd se rifa con su interpretación, con buena dosis de humor (como lo hiciera Chris Pratt en Guardianes de la Galaxia) y es el nuevo héroe carismático de la cuadra. Aunque es un criminal, con bases morales y la determinación de convertirse en un mejor padre para su hija Cassie (a quien en los cómics conocemos como la heroína Stature). Como ya dije arriba, hay planes grandes para su Scott Lang en próximas películas de Marvel y desde aquí ya podemos ver por donde irá. Evangeline Lilly tiene mucho peso dramático en la película como Hope Pym, que vive alejada de su papá, a quien le guarda rencor luego de que su relación se viera fragmentada tras la muerte de su madre. Michael Douglas se toma con seriedad su actuación, como el mentor del nuevo héroe y es quien trae el balance necesario con su Henry Pym a la película. Michael Peña brilla como el patiño cómico, es realmente divertido su personaje. Pero quien se queda corto es el villano, no digo que Corey Stoll lo haga del todo mal, simplemente que su Darren Cross está pobremente desarrollado, resulta plano y se siente forzada su transformación en Yellowjacket. Pero eso sí, el diseño de su traje es maravilloso y su batalla con Ant-Man es impresionante.

Y claro, para impresionarnos están los efectos especiales y el diseño de producción. El protagonista es una miniatura de si mismo por largo tiempo de la película, así que los sets, tanto prácticos como digitales, tenían que darnos la inmensa diferencia en escala. En ese sentido, Ant-Man no solo es la heredera de “Querida, encogí a los Niños” (un referente obligado por su temática), sino también de algunas importantes historias de la Ciencia Ficción de los 50s y 60s, como son “El increíble Hombre Menguante”, “El viaje Fantástico” y “Tierra de Gigantes”.

Les recomiendo mucho que vean esta película en IMAX 3D, es la primera película de Disney/Marvel que me ha gustado en ese formato y que se justifica por el juego de profundidad de campo que hay cuando la cámara nos muestra el mundo desde la perspectiva de una hormiga y luego nos lleva al nivel subatómico. Pero en el formato que la vean, se van a divertir mucho y probablemente saldrán de la sala de cine con un nuevo héroe favorito. Por cierto, Ant-Man tiene dos escenas post-créditos muy importantes, así que no se salgan de la sala hasta el mero final.

 

Final Thoughts

Overall Score 3.5